domingo, diciembre 16, 2007

Lo bello y lo triste, de Yasunari Kawabata.

Lo bello y lo triste é a derradeira obra de Kawabata. Un deses tesouros literarios que non aparecían, e coido que aínda segue a ser así, en ningún dos centos de libros de texto de literatura que obrigatoriamente todos tivemos que seguir como o catecismo. E con estas ausencias non só se nos ocultaba a literatura dun pobo, senón a cultura de civilizacións enteiras, contribuíndo a este fachendoso etnocentrismo dos occidentais que fai que nos creamos os representantes da máis elevada e desenvolvida das civilizacións urbi et orbi.
Lembro ter debatido un poco sobre este tema nun post titulado "antídoto contra eurocentristas convencidos" cando vos recomendaba "Los orígenes orientales de la civilización de occidente" de Hobson, e así aproveito para lembrar de novo esta grande e desmitificadora obra.
Nesta obra, Kawabata agasállanos cunha historia de amor, e polo tanto de traxedia, que é tamén unha preciosa fiestra que nos achega o arrecendo e a frescura da Literatura e a Cultura japonesa. Unha ocasión para redescubrir a riqueza desas artes cuxos nomes xa nos falan doutros xeitos de ollar o mundo, o ukiyo-e, ou pinturas do mundo flotante, as geishas, a ceremonia do té, a historia de Genji, O templo do Musgo, o budismo zen, o kabuki, a poesía, o xeito de facer o amor e de estar na casa ...

E falando de teatro, Sr. RR. transcribo para vostede unha parte da novela que sei que lle gustará:

Un pasaje de la obra Vidas ilustradas de la capital habla de la gente que disfrutaba de las noches de verano a orillas del rio Kamo: "La vasta playa está flanqueada por bancos y sobre ambas orillas se suceden los balcones de las casas de placer, cuyos faroles se reflejan en el agua como si fueran estrellas. Los pañuelos purpúreos de los jóvenes actores kabuki flamean en la brisa nocturna...Esos bellísimos adolescentes se muestran recatados a la luz de la luna y con gesto seductor ocultan el rostro tras abanicos. Sus movimientos son tan graciosos que quienes los ven quedan prendados y no pueden apartar la mirada. Las cortesanas se lucen en toda su exquixitez muentras se pasean arriba y abajo; más adorables que la flor del hibisco, esparcen la fragancia de sus caros permumes..."
Además estaban los narradores de historias cómicas, los mimos y demás entretenimientos... "Monos, perros de riña, caballos amaestrados, malabaristas y equilibristas que hacen sus cabriolas como criaturas de fábula. Se oye el penetrante sonido de las flautas de los vendedores, el chorro refrigerante de un local para venta de jalea, el tintineo de los colgantes de cristal que se agitan suavemente en la mansa brisa. Se exponen los pájaros más exóticos de China y Japón, y animales salvajes de la montaña. Gente de todas clases se congrega para divertirse y beber a orilla del río."
En 1690 el poeta Basho, que visitó la ciudad, escribía: "Lo que llaman disfrutar la noche de verano a orillas del río comienza al atardecer y se prolonga hasta la última claridad de la luna, antes del amanecer. A lo largo de ambas orillas se suceden los balcones donde se bebe y se disfruta. Las mujeres sujetan sus obis con espléndidos lazos, los hombres llegan envueltos en largas capas; los sacerdotes y caballeros ancianos se confunden con la multitud, hasta los aprendices de toneleros y de herreros cantas y se divierten con completa despreocupación. ¡verdaderamente una escena de la capital!"

La brisa del rió...
Visitamos un fino quimono bermeno
en la noche estival.

Después del período Meijí se dragó el lecho del río y sobre la orilla oriental se tendieron las vías del ferrocarril a Osaka. Ése fue el final de las veladas junto al río "en una playa salpicada de quioscos dedicados a diversos entretenimientos, rarezas y curiosidades, todos iluminados por faroles, lámparas y fuegos de artificio que brindaban una luz tan clara como la del día..."

Bueno, ni más ni menos que como acaban todos los períodos de felicidad a lo largo de la historia ¿no?

7 comentarios:

apicultor dijo...

Vánselle poñer os ollos rasgados. Ou ao mellor é que xa os ten...

Por certo, fixo algunha viaxe, aínda que fose topicamente turística, ao Xapón?

Ana Bande dijo...

Non, amigo Api, eu estoulle moi pouco viaxada, coñezo algunhas cidades dos USA, un pouco de París, outro pouco de Londres, Roma, Florencia e para de contar. Do Xapón, só coñecía ata hai pouco a Era Meiji (sempre caía na selectividade) e agora un pouco máis grazas a Kawabata, Kenzaburo Oé (llo recomendo moito) e o cine de Kurosawa.

Ana Bande dijo...

Ah! dentro duns días vou se cumplo un vello soño:
http://anabande.blogspot.com/2007/04/vouvos-contar-un-secretoe-un-soo.html

cansendono dijo...

" (...) unha historia de amor e pola tanto de traxedia (?) (...) "

Ana Bande dijo...

Cansendono, é verdade, foi unha esaxeración pola miña parte, estaba pensando na historia de amor/traxedia de Oki e Otoko, e en xeral as historias de amor que relata Kawabata, que sempre son tráxicas.

cave canem dijo...

Sen ser ningún experto en literatura nipona e, por suposto, compartindo con vostede o entusiasmo por 'Lo bello y lo triste', atrévome a suxerirlle que probe tamén con Tanizaki, sobre todo con 'Hay quien prefiere las ortigas'. As relacións de amor e desamor e as fondas e tamén perversas reflexións sobre cada unha das situacións, pero sobre todo ese sempre presente contraste entre dous mundos antagónicos: o da tradición secular e o da 'modernización' veloz, sen apenas transitoriedade (estamos pasando por algo semellante aquí, á nosa maneira?).

r.r. dijo...

Pois eu suxírolle a Basho, que regalou o título dun dos libros máis fascinantes de Julio Cortázar con aquilo de, se non recordo mal: "este camino ya nadie lo recorre, salvo el crepúsculo"...

¡E evite a palabra catecismo, produce urticarias!

E si, gustoume. Sobre todo o triste e rápido final da ledicia e a beleza. Éche o que hai.

Bico gordo e gracias.