martes, junio 17, 2008

Vivir nunha maqueta

A vida nunha maqueta non é doada se non és un avatar medianamente adestrado. Antes de vir parar aquí pasei as miñas vacacións en Second Life. Na procura dun entorno semellante a este metaverso real, disimulade a expresión, fun vivir preto do Centro Virtual Cervantes, que ten alí unha illa de seu.


Compuxen o meu avatar, elixin un nome que me parecía axeitado, Aspasia (xa de elixir...), e mergulleime entre ceros e uns nun abismo dixital ateigado de soños de código aberto. Ao comezo nin te das movido, e todo son sensacións extrañas. O frío látex da roupa, os ollos inmensos de todo o mundo, o brillo das rúas, do ceo e dos obxectos, a homoxeneidade cromática que non distingue o vivo do morto, o natural do artificial. Cando remataron as miñas vacacións virtuais podo asegurarvos que xa non había píxel que se me resistira.
Mais a vida na maqueta non é igual. Aquí hai poucos monicreques, só os imprescindibles nun entorno de estética minimalista no que sobra todo accesorio. E nós somos mera decoración. Poucos e raros. Non son coma os avatares de S.L.

Proxecto de Méndez da Rocha para o Campus de Vigo, agora suspensusinterruptus.

Tentan confundirte a cotío semellando ignorar a túa realidade virtual e se te pos a tiro, é dicir, se non tes a resposta just in time ou esqueces un proceso da túa folla de ruta comeza o ostracismo máis primitivo. Póñense a imitar coma monas comportamentos grupais que lles ensinan nos seminarios de "interactividade controlada" e xa non te deixan en paz. Non te podes illar. Nin no baño. Que tes que consensualo todo.

Acceso á Biblioteca Central da Universidade de Vigo

Que lles contes os teus problemas persoais. Que tes que participar. O outro día, por exemplo, un "deles", de ínfima calidade, por certo, botoume en cara que eu non era así "antes". Quedei pampo. Pero ¿de qué me coñecía este monifate? ¿antes de que?. Non hai "antes", díxenlle, debes tes algunha non conformidade de fábrica. Mireino de arriba a abaixo tentando descubrir algún tic que delatase a súa marca. Lembre a Rita e decidín seguir buscando.

[Aspasia22. Diario dun replicante]

VERSIÓN EN CASTELLANO: La vida en una maqueta no es fácil si no eres un avatar medianamente entrenado. Antes de venir a parar aquí pasé mis vacaciones en Second Life. Buscando un entorno parecido a este metaverso real, perdonad la expresión, me fui a vivir cerca del Centro Virtual Cervantes, que tiene allí una isla propia. Compuse mi avatar, elegí un nombre, Aspasia (xa de elixir...), y me sumergí entre ceros y unos en un abismo digital atiborrado de sueños de código abierto. Al principio ni puedes moverte, todo son sensaciones extrañas. El frío látex de la ropa, los ojos inmensos de todo el mundo, el brillo de las calles, del cielo y de los objetos, la homogeneidad cromática que no distingue lo vivo de lo muerto, lo natural de lo artificial. Cuando acabaron mis vacaciones virtuales puedo aseguraros que no había píxel que se me resistiera. Pero la vida en la maqueta no es lo mismo. Aquí hay pocos "muñecos", sólo los imprescindibles en un entorno de estética minimalista en el que sobra todo lo accesorio. E nosotros somos mera decoración. Pocos y raros. Non somos ni una sombre de los avatares de S.L. Intentan confundirte a menudo aparentando ignorar tu realidade virtual y si te pones a tiro, es dicir, si no tienes la resposta just in time u olvidas un proceso de tu hoja de ruta comienza el ostracismo más primitivo. Se ponen a imitar como monos comportamentos grupales que les enseñan en los seminarios de "interactividade controlada" e ya non te dejan en paz. No te puedes aislar. Ni en el baño. Que tienes que consensuarlo todo. Que les cuentes tus problemas personales. Que tienes que participar....el otro día, por ejemplo, uno de "ellos", ínfima calidad, por cierto, me echó en cara que yo non era así "antes". Quedé petrificado. Pero ¿de qué me coñecía este monicreque? ¿antes de que?. No hay antes, le dije, debes de tener alguna no conformidad de fábrica. Lo miré de arriba a abaijo intentando descubrir algún tic que delatase sú modelo. Me acordé de Rita y decidí seguir buscando. [Aspasia22. Diario dun replicante]

4 comentarios:

AciDia dijo...

De vez en cuando, y solo de vez en cuando, acuerdarte de los castellanoparlantes que frecuentamos tu blog, pues sería un detalle, al menos para poder enterarnos de todo lo que falas.

Eskerrik asko!

Ana Bande dijo...

acidia,
gracias por recordármelo, mientras tú ponías el comentario ya estaba yo traduciendo. Besos y Abrazos. Gora Euskadi!

canceleiro dijo...

Encantáronme as imaxes!!! do máis relacionado co tema, esta cidade nosa con todos os proxectos virtuais que levamos ás costas pode pasar perfectamente por unha cidade-avatar, e como gobernante temos ó mellor creador de megaproxectos virtuais que poida existir.

Unha aperta

Lula Fortune dijo...

Haiche moito faraón por aí solto!!!
Bicos no chan.