viernes, agosto 08, 2014

La cara es el espejo del alma, Dolores Miloro



¡que gustiño que as amigas escriban xustiño, xustiño o que unha pensa e o fagan así de ben! 

La cara es el espejo del alma
Cicerón no se equivocaba al apuntar que “la cara es el espejo del alma” y “los ojos sus delatores”. Algunos de nuestros líderes políticos harían bien en mirarse al espejo, antes de lanzar pesadas piedras contra sus oponentes. Es lamentable que los que nos gobiernan se atrevan a defender la democracia, cuando lo que domina en la política es el pragmatismo, en el que la vigilancia y la manipulación informativa se empeñan en ocultar los verdaderos problemas. Es una osadía comparar acontecimientos históricos, sobre todo cuando nuestros representantes han perdido la autoridad moral para hacerlo, cuando no hacen otra cosa que secuestrar la libertad de expresión y reunión, corromper el espacio público, borrar la memoria histórica y suprimir la Historia y la Filosofía de los sistemas educativos, para que no se les pueda someter a la vigilancia crítica que merecen.
Esperanza Aguirre acusa a Pablo Iglesias de utilizar los argumentos de ETA, pero como esa acusación le parece poco efectiva, tiene la desvergüenza de comparar el ascenso de Podemos con la subida del nazismo al poder. Le recuerdo a esta desinformada señora que el populismo lo inventaron ellos, definiéndose como Partido Popular, cuando realmente están a años luz del pueblo que afirman representar.
Recordarle también a esta señora que le haría falta leer más sobre el complejo período de la República de Weimar, para que pudiese constatar que no se debe hacer un análisis tan simple de hechos de tal magnitud y gravedad, que causaron millones de muertos y del que fueron responsables un conflicto bélico mundial, las sanciones económicas impuestas por el Tratado de Versalles y una terrible crisis económica que sirvió como caldo de cultivo para incubar la política del terror. Ahora este mismo contexto está resucitando, pero no por el ascenso de movimientos como Podemos, que responden al malestar ciudadano que reivindica la moral, la ética y la utopía en la política, sino por las medidas económicas que nos imponen los gobiernos de la vieja Europa, ajenos al sufrimiento humano que están causando y del que sería necesario que hubiesen aprendido algo. Son estas políticas insensibles las que causan dolor. La política ha de ser un pacto social que procure el bienestar de sus ciudadanos, promueva la justicia, la solidaridad y la igualdad. No veo que este gobierno, ni el anterior hayan tenido en su agenda estos principios como prioritarios.
Así que le rogaría a esta panda de arribistas, que lo único que les importa es mantenerse en el poder, que dejen de crear falsos enemigos y asustar al pueblo, sabemos cuál es su doctrina, y a dónde puede conducir tanto odio. Sean un poco responsables y cállense.

Dolores A. Miloro Costas
(Faro de Vigo. Cartas al director)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hombre, hijas de puta siempre ha habido y esa señora de la foto es una de ellas y zorras que te muerden a la primera