miércoles, febrero 09, 2011

¡Huy!, John Lanchester-Reseña de Pedro Bouso




Vaia por diante o agradecementos meu e d@s lector@s deste blog ao aprezadísimo Pedro Bouso, profesor de economía da Universidade de Vigo, por agasallarnos con estas valiosas e interesantes reseñas.

Libro: ¡Huy ¡
Autor:
John Lanchester
Editorial y año:
Anagrama (2010)
Autor reseña:
Pedro Bouso (Universidade de Vigo)

Si fuese posible leer este libro antes de la crisis actual nos parecería una magnífica obra de ficción económica, si lo leemos en plena crisis nos sorprenderá con la capacidad para la ignominia de los protagonistas de las finanzas y si lo leyésemos dentro de una década lo consideraríamos maliciosamente divertido.

El libro describe, con claridad e ironía, los instrumentos financieros que se utilizaron para que -al final- pague la factura del desastre el ciudadano, que ni siquiera estaba invitado a un banquete donde los anfitriones son las instituciones oficiales que curiosamente representan los intereses públicos. Sostiene John Lanchester que estos nuevos instrumentos financieros eran muy, muy ingeniosos, pero tenían un desgraciado efecto colateral : llevaban los bancos a la quiebra y -llegados a este punto- será el contribuyente quien termine pagando la factura de aquellas insolvencias.

Comprobamos como los banqueros hicieron cálculos erróneos con sus matemáticas relativas al riesgo y como la economía se afana cada vez mas en desarrollar fórmulas pseudos-matemáticas que imaginan corresponderse con la realidad. Irónico , claro, y corrosivamente lógico en todos sus capítulos, aunque especialmente cáustico en los rotulados como ¨olores sospechosos¨ y ¨la factura¨.
El lector no necesita tener conocimientos económicos previos, su lectura es gratificante -yo diría que incluso divertida- ; algunos lectores agradecerán su minuciosa información para, con talante más serio, poder enterarse de cómo funcionó esta economía de pura especulación. Aunque nos recuerda que con los zombis de las películas de terror es relativamente fácil tratar: no tienen inversiones, no contratan grupos de presión, no donan fondos a partidos políticos y no pueden coger el teléfono y atemorizar a políticos importantes. Los bancos zombis no tienen ninguna de esas limitaciones y son mucho más problemáticos. Así andamos este comienzo de año por la CECA y la AEB españolas.
Jonh Lanchester ha escrito un libro burlón y acusador, irónico y riguroso, con el que nos sitúa en un mundo real con actores anacrónicos, con presuntos sabios que son verdaderos trileros y en el que las víctimas serán numerosos paganos a los que se les reclama apretar el cinturón ... ¡aunque ya no tengan cintura!

E agora amigos...¡a ler o libro!

1 comentario:

Ana Bande dijo...

amigo Pedro, lo peor es tener que seguir soportando como la cosa sigue igual a nuestro alrededor, las instituciones -la universidad es unos de los ejemplos de despilfarro más vergonzosos-, los bancos -el Santander se sigue cachondeando a la par que enriqueciendo del ciudadano-, los empresarios -me hace muy poca gracia que nuestro club faro de vigo traiga a Mario Conde a dar conferencias, pero es todo un sintoma-, y por supuesto los de siempre, los que viven del cuento, las negras alimañas...en fin. Muy ilustrativo tu comentario.